Pues nos quedamos como estábamos

miércoles, 7 de noviembre, 2018


Con la miel en los labios nos ha dejado el Supremo. Ya dijimos el otro día (os acompaño el post del otro día: «¿Y ahora? ¿Reclamamos?» )que se veía venir. Que esto no les iba a tocar a los bancos asumirlo. Pero lo que hace un par de semanas era blanco ahora vuelva a ser negro… tan claro….

Así que nuestro gozo en un pozo, y todos aquellos AJD que se pagaron por la constitución de préstamos bancarios hipotecarios, se quedan donde estaban. Ni hacienda tendrá que devolvérnoslo, ni tendrá que reclamárselo a los bancos.

Lo cierto es que los que nos dedicamos al mundo fiscal y de los impuestos vivimos con esta inseguridad jurídica día a día. Sin necesidad de modificar leyes, te cambian la interpretación de la norma. No les tiembla la mano. No se paran a pensar en la situación del contribuyente.

Así que esperemos que el boom mediático que ha tenido este tema sirva para algo. Que sirva para remover conciencias. Que sirva para poner en entredicho la manera en que ciertos estamentos legislan en este país.

 

Salvador Moreno Blanca


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.