COVID-19 – Seguimos contigo: ¿Necesitas financiación?

martes, 31 de marzo, 2020


Empresario, eres un héroe. Esos aplausos que se oyen a diario también van por ti. Arriesgas todo por salir adelante, creando una actividad que produce para el país y da trabajo a otras personas.

 

Jejeje! Acuérdate. Lo sabes. Te has caído y te has levantado mil veces. Has superado situaciones difíciles que te han hecho ser hoy más fuerte. Nada ha podido contigo y ahora no vas a ser menos.

 

El coronavirus lo recordaras como una traba más en tu camino. Una pendiente que no estaba prevista en tu recorrido y para la que tienes que adaptar tu bici para lograr superarla. Llegarás a la cima, mirarás atrás, resoplarás y seguirás adelante orgulloso de lo que has hecho. Seguirás pedaleando con la vista puesta en conseguir nuevos retos y disfrutando de nuevo del trayecto.

 

 

Sirvan estas palabras para expresar la admiración que Asimetric siente por tí. Pero no es momento de homenajes, hay que seguir pedaleando.

 

Esa bici, que es tu empresa, es posible que necesite financiación. Tus ingresos han caído de forma repentina y tienes que seguir haciendo frente a pagos para los que no tienes tesorería suficiente.

 

Ya comentaba en un post anterior, que era recomendable hacer números. Plantearte varios escenarios de ingresos y calcular así en qué momento puedes empezar a necesitar financiación. Este post es para los que estáis en ese punto. Necesitas financiación. Doy por hecho que ya has hecho una proyección de los meses que vienen y que tienes clara la financiación que necesitas.

 

Pues bien, hay dos cosas obvias en las que me gustaría poner algo de énfasis:

 

1. Debes ser consciente de que, en realidad, no sabes cuánta financiación necesitas, porque no sabes con certeza cuándo y cómo empezarás a tener ingresos.

2. El dinero que pidas tienes que devolverlo.

 

Son más de dos y de tres los clientes que nos han planteado la duda de la financiación. Y nos preguntan si se financian con una póliza a un año…Ante esto nos surge la siguiente duda: ¿quién dice que dentro de un año vas a poder devolver todo?

Nos encontramos en una situación en la que, en el mejor de los casos, los ingresos de tu actividad se van a ver minorados de forma significativa. Y digo el mejor de los casos, porque sois unos cuantos los que veréis vuestros ingresos reducidos a cero. Sí, a cero. Evidentemente eso se va a traducir en un periodo que, inevitablemente, va a dar pérdidas. Y estas pérdidas van a crear un agujero que hay que tapar. Y el cómo lo plantees puede tener importantes consecuencias en futuro inmediato de tu empresa.

 

El gobierno nos ha dado una puerta falsa en la que se pretende inyectar algo de liquidez en las empresas a través de financiación. Pero mucho ojo. Ahí hay trampa. Estamos hablando de pérdidas de la actividad corriente. Del día a día. Y financiar esas pérdidas pidiendo dinero a bancos, es una de esas situaciones que a los financieros no nos gusta nada.

 

Y, ¿por qué? Pues porque muchas veces los bancos ven este tipo de pérdidas como dinero circulante, y tiende a financiarlo a corto plazo, a menos de un año. Y sin embargo es todo lo contrario. Se me ha creado un agujero en mi empresa, y necesito tiempo para recuperarme y obtener el dinero suficiente para poder recuperarme. Seguramente necesite destinar los beneficios de los próximos años para reparar esta situación. No pretendas que lo arregle en unos meses. Con lo cual, no me deis financiación a menos de un año.

 

Pienso que ante la incertidumbre que tenemos, en caso de tener que financiarte lo mejor es que tengas en cuenta lo siguiente:

 

  • Como dijo una vez el Dalai Lama: «Espera lo mejor pero estate preparado para lo peor». Esto quiere decir que te prepares para el escenario de no recibir ingresos durante un tiempo prolongado y calcules el importe a financiar en base a este escenario.

 

  • Sea cual sea la financiación que necesites, hazlo al plazo más largo posible, y si puede ser con carencia al principio, mejor. Esto hará que la devolución del dinero sea más cómoda y asequible para los ingresos que empieces a tener, que irán llegando de forma progresiva probablemente.

 

Pues esto es todo. No es más que información que ya sabes, pero que no esta de más recordarla. No está demás pararte a pensar un momento, y no tomar una decisión de la que en unos meses te puedas arrepentir. Importante es tanto el cómo como el cuándo.

 

No estas solo. ¡Seguimos contigo! ¡Ánimo!

 

Javier Rueda Encinas


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.