Uso para fines privados de los medios informáticos de la empresa. ¿Cuándo puede ser sancionado?

miércoles, 30 de noviembre, 2016


El uso para fines privados de los equipos informáticos propiedad de la empresa cuando las normas de la empresa lo prohíben expresamente, vulnera el deber de buena fe pudiendo ser sancionado con el despido disciplinario. El hecho de que esta conducta no se hubiera sancionado anteriormente no implica una tolerancia empresarial.

En un caso concreto llevado a los tribunales, la entidad,tras realizar una auditoría sobre el uso de sus equipos informáticos, se constata que una trabajadora se había conectado a internet para uso privado como consultar el correo electrónico particular, jugar al parchís, consultar su perfil en redes sociales o consultar páginas de venta de muebles, viajes y telefonía. La trabajadora había destinado a este uso un total de 30 horas en un período de 4 meses.

La empresa, que contaba con unas normas sobre el uso de los equipos informáticos, comunica a la trabajadora su despido disciplinario. El Juzgado de lo social nº 26 de Barcelona declara la improcedencia del mismo. La empresa recurre en suplicación y el  TSJ Cataluña, en contra de lo razonado en la sentencia de instancia, considera que la inadecuada utilización por parte de la trabajadora del equipo informático dispuesto por la empresa para el correcto desarrollo de la actividad profesional resulta subsumible en la sanción de despido. Rechaza que esta sanción pueda ser modulada en aplicación de la doctrina gradualista porque las normas sobre uso de los equipos informáticos, que fueron notificadas a la trabajadora, expresan claramente la prohibición de su uso para fines privados. Señala igualmente el TSJ Cataluña que el hecho de que la empresa no hubiera llevado a cabo el control del uso de los equipos informáticos no modula la gravedad de la desobediencia de la orden impartida. Tampoco revela una tolerancia empresarial el hecho de que ni la trabajadora ni sus compañeros hubieran sido previamente sancionados.

Por ello, el TSJ estima el recurso de suplicación declarando la procedencia del despido.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.