Por vosotros, empresarios. «¿Cuánto tengo que vender para obtener beneficios?». Te enseñamos a calcularlo.

martes, 19 de marzo, 2019


 

Hola de nuevo!

 

En las reuniones que hemos tenido en enero, varios empresarios nos han hecho la misma propuesta: «quiero que me ayudéis a saber a partir de qué importe de ventas puedo decir que estoy ganando dinero».

Vale, pues dicho y hecho, pero además de contárselo a ellos personalmente, lo compartimos también contigo, ¿te parece?  😉

 

Esto que nos han pedido es lo que llamaríamos el punto muerto y hay una fórmula para calcularlo. Vamos allá.

 

Un poco de teoría 🙁

 

Pido perdón de antemano, pero tengo que meter aquí algo de teoría…Si ves que se te complica mucho no te líes, pasa directamente al ejemplo que viene después y vas aclarando los conceptos del ejemplo con la teoría expuesta anteriormente. Como te sea más cómodo!!

 

¿Qué es el punto muerto? El punto muerto de una empresa (también llamado umbral de rentabilidad o break even point) es un concepto que sirve para determinar el número de unidades de producto que es necesario vender para cubrir todos los costes de la empresa, tanto fijos como variables, dada una determinada estructura productiva o capacidad de producción.

 

¡¡Lo simplificamos!! Nosotros, para simplificarlo, vamos a cambiar algo de la definición y la forma de calcularlo. Donde decíamos «el número de unidades de producto que es necesario vender» vamos a decir «el importe de facturación necesario». El motivo de este cambio es que facilita su cálculo y nos sirve igual para buscar el dato que el empresario de una PYME demanda.

Con la definición primera hallaríamos la cantidad de unidades de producto que tenemos que vender y con la segunda la cantidad en euros que tenemos que facturar.

 

¿Cómo lo calculamos? Este concepto se puede cuantificar con una fórmula matemática muy sencilla. Después de adaptarla como he comentado antes, ésta quedaría como sigue, aunque prefiero que de momento no te pares a pensar el sentido de la misma:

 

Punto muerto   =   Costes fijos  /  margen de contribución sobre ventas

 

Por tanto, aquí está la clave. Si aprendes a resolver esta ecuación tendrás el dato que estas buscando 🙂

 

Me estoy imaginando tu cara en este momento y me viene a la mente la cara de pánico de Homer cuando se queda como responsable del cuadro de mandos de la central nuclear…

 

 

Jajaja, tranquilo! Tú sigue leyendo que te voy a ir diciendo los botones que tienes que pulsar para salir de este marrón.

 

Primer paso. En primer lugar, sería necesario tener claras 4 magnitudes que intervienen en el cálculo que tenemos que hacer: importe de ventas, costes fijos, costes variables y el ratio «margen de contribución sobre ventas».

  1. Importe de ventas: es la facturación total del último año que tengamos cerrado en contabilidad.
  2. Costes fijos: son los costes que tenemos todos los meses, aunque no vendiéramos nada, dada la estructura actual de la empresa (nóminas, alquiler, etc). Éstos no van a variar aunque varíen las ventas. Vamos a usar el importe anual del último año cerrado en contabilidad.
  3. Costes variables: son los costes en los que incurrimos en el proceso de compra y venta de la mercancía. Éstos sí van a variar cuando varíen las ventas. Usamos el importe total de las compras realizadas durante el último año cerrado en contabilidad.
  4. Margen de contribución sobre ventas: el margen de contribución expresa el beneficio total que resulta de deducir al importe de ventas los costes variables.
Margen de contribución = Importe de ventas – Costes variables

 

Para expresarlo «sobre ventas» lo que hacemos es dividir esa diferencia entre el «Importe de ventas».

 

Margen de contribución sobre ventas = ( Importe de ventas – Costes variables ) / Importe de ventas

 

Por tanto, el margen de contribución sobre ventas sería un número que nos dice cuántas veces está contenido el margen de                contribución dentro del total de ventas.

Este último concepto es algo lioso, lo sé, pero no te pares a pensarlo, sigue leyendo y lo vemos con…

 

Un caso práctico 🙂

 

Imagínate que eres un empresario que vende balones de fútbol.

El año pasado cerraste el ejercicio con unas ventas anuales de 4.000 euros y unos costes fijos anuales de 1.000 euros (por poner números redondos). Estos costes fijos son los costes que tendríamos que pagar independientemente de que tengamos ventas o no (sueldos, alquiler de la tienda, etc).

Con estos dos datos fijos, vamos a plantear el cálculo del punto muerto en dos escenarios diferentes en los que variamos el importe del coste variable.

 

– Escenario 1: consigues los balones sin coste, te los regalan.

Es decir, no tienes que pagar nada por la compra de los balones que luego vendes y por tanto no tienes costes variables a cierre del año, solo los fijos que decíamos antes.

¿Cuanto tendrías que vender para tener beneficios? Seguro que eres capar de resolver la duda sin necesidad de usar la fórmula, pero vamos a plantearla.

Coste fijo (CF) = 1.000

Importe de ventas (IV)= 4.000

Coste variable (CV)= 0

Margen de contribución (MC) = IV – CV = 4.000 – 0 = 4.000

Margen de contribución sobre ventas (MCV) = MC / IV = 4.000 / 4.000 = 1

Punto muerto = CF / MCV = 1.000 / 1 = 1.000

Pues esta claro, no? Cuando, a lo largo del año, el importe de mis ventas superen los 1.000 euros de costes fijos empezaré a tener beneficios.

Este supuesto parece una tontería al plantearlo, pero creo que ayuda a entender el siguiente.

 

– Escenario 2: tienes un coste por la compra de los balones.

El año pasado, al cierre del ejercicio, tuviste un importe de ventas totales de 4.000 euros y un gasto por compras (coste variable) de 3.500 euros. Vamos a hacer los cálculos.

 

Coste fijo (CF) = 1.000

Importe de ventas (IV)= 4.000

Coste variable (CV)= 3.500

Margen de contribución (MC) = IV – CV = 4.000 – 3.500 = 500

Margen de contribución sobre ventas (MCV) = MC / IV = 500 / 4.000 = 0,125

 

Este ratio quiere decir que a cada euro que ingreso por ventas le saco un margen 0,125 euros para cubrir costes fijos (el coste variable ya se ha descontado previamente al calcular el margen de contribución).

Pues bien, el cálculo que hacemos ahora es el mismo que en el escenario 1, solo que en ese caso el euro entero iba a cubrir los costes fijos y ahora es una parte de ese euro (0,125 euros).

 

¿Cuantas ventas tengo que tener para ir acumulando ese margen de 0,125 euros hasta llegar a cubrir los 1.000 euros?

 

Punto muerto = CF / MCV = 1.000 / 0,125 = 8.000 euros

 

Podríamos decir que manteniendo la estructura de la empresa y el margen de ventas del año pasado, en este año tenemos que vender 8.000 euros para cubrir los costes fijos. A partir de ese importe, por cada euro vendido estaría sacando 0,125 euros de beneficios.

 

Espero que con el ejemplo te haya quedado algo mas claro todo. Ya estamos llegando al objetivo!!

 

 

Segundo paso. Una vez entendido lo que estamos haciendo, lo siguiente sería obtener la información para hacer el cálculo. ¿De dónde la sacas?

Para eso está la herramienta nº1 de gestión y toma de decisiones del empresario: LA CONTABILIDAD.

Vamos a dar por hecho que los gastos están bien contabilizados (que no es poco!!). Lo que tienes que hacer, entonces, es sacar la cuenta de perdidas y ganancias del 2018. Ahí lo tienes todo: ingresos y gastos.

Cada empresa tiene sus particularidades pero por norma general el coste variable está formado por el importe que se contabiliza como compras.  El resto suele ser coste fijo. Los ingresos por ventas sería el importe de ventas total del año.

Pues ya tienes los datos que necesitas, ahora ponlos en las fórmulas y listo. Ya tienes el importe que buscabas.

Ojo! Si no llevas cada partida de gasto a su cuenta contable correcta, la información de la cuenta de pérdidas y ganancias puede que no tenga sentido y haga que este análisis sea erróneo y te lleve a unas conclusiones incorrectas. 

 

Conclusión

 

En este post intento darte las pautas para que puedas averiguar cuanto tienes que vender para cubrir costes y empezar a tener beneficio.

Hago uso del concepto llamado «punto muerto». Adaptando la fórmula de manera que el cálculo sea más sencillo para una pyme.

No hay nada como un ejemplo! Te pongo un caso para comprender con números reales de qué estamos hablando.

Te digo cómo sacar la información en tu empresa para poder calcular el importe de ventas que estas buscando.

 

¿Qué te ha parecido este post? ¿Te queda alguna duda o necesitas alguna aclaración para tu caso concreto? Tranquilo, pon un comentario y lo vemos si quieres 🙂

 

Crecemos contigo!

 

Javier Rueda Encinas


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.