Por vosotros, empresarios. Guía rápida para saber si estas bien asesorado.

jueves, 10 de enero, 2019


Eres la leche, haces de todo: abrir la puerta del negocio, atender las llamadas, comprobar que la mercancía llega bien y, por supuesto, cerrar una venta con un cliente. Y probablemente lo estés haciendo bien porque estas ganando dinero. Tienes un buen negocio.

 

¿Y cómo te organizas? No debe ser fácil…

Por nuestra experiencia con clientes de diferentes tamaños y sectores, esto va un poco en función del tamaño de tu empresa, ¿verdad? Empiezas haciéndolo todo tú, cuando la empresa es pequeña. Luego contratas a una administrativo/a (para que te ayude con el papeleo) mientras que te centras en el trabajo técnico y comercial. Y conforme va creciendo tu empresa vas contratando a técnicos que te ayudan a sacar el trabajo diario.

Ya tienes un equipo de personas para que tu empresa funcione,  y bien, ahora toca lo más difícil, que es dirigirlo para que todos tengan claro su rol y den lo máximo. De esta forma la maquinaria funciona y…clin,clin,clin!…llega el beneficio.

 

La cosa parece que funciona...

 

Llegados a este punto, te hago la primera pregunta: ¿Están todas las parcelas de tu empresa cubiertas por buenos profesionales que te hacen ganar dinero?

 

Te planteo un ejercicio de imaginación. Imagínate que tu empresa es un cesto que llevas al hombro, y el beneficio de ésta es agua que recoges con el cesto… Obviamente estas preocupado de que al cesto le caiga la mayor cantidad de agua posible (más beneficios), pero ojo, que si el cesto es de mimbre y para colmo no está bien tejido, puede que esté perdiendo mucha agua sin que ni siquiera te estés dando cuenta. ¿Entiendes la idea que te quiero transmitir?

 

Desde el momento en que empiezas a tejer el cesto (constitución de la empresa), tienes que contar con expertos en materia fiscal, contable y mercantil, que te guíen y te lleven de la mano a lo largo de todo el trayecto en estas áreas. Esto hará que la estructura de la empresa sea fuerte, hará que el tejido del cesto esté bien compacto para que no pierdas agua por el camino.

De la misma forma que sientes la necesidad de contratar a una administrativa y a un técnico para hacer crecer la empresa. De la misma forma que necesitas hablar con ellos para que el equipo esté coordinado y la maquinaria funcione. De la misma forma que necesitas que tu personal dé lo máximo en el día a día. De la misma forma, sí, por el mismo motivo, debes entender la necesidad de contar con estos expertos como parte de tu empresa, porque lo son.

 

Después de toda este rollo que te estoy contando, pensarás: “Yo tengo mi asesor…estoy cubierto”. Seguro que sí, pero échale un ojo esto. A continuación te paso lo que te indicaba en el título.

 

Guía rápida para saber si estas bien asesorado

Hazte las siguientes preguntas sobre tu asesor:

  1. ¿Tu asesor habla contigo frecuentemente para saber de ti?
  2. ¿Analiza la situación en la que estás para conocer si es la óptima?
  3. ¿Se preocupa de pensar por ti y ayudarte a planificar para que a futuro ahorres dinero?
  4. ¿Se sienta contigo periódicamente a comentar los números de tu empresa para ayudarte a tomar buenas decisiones?
  5. ¿Sabes que se preocupa de estudiar y estar bien formado para darte el mejor servicio posible?

Si todo eso es así y has respondido a todas las preguntas de forma positiva, puedes estar tranquilo, estas bien asesorado.

 

Crecemos contigo!

 

Javier Rueda Encinas


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.