Aportación de Fondos a mi sociedad

lunes, 26 de junio, 2017


Resulta que el año pasado mi sociedad tuvo pérdidas y el patrimonio neto se ha quedado temblando. O puede que estés pensando en realizar una nueva inversión y mis socios y yo hemos valorado la posibilidad de aportar nosotros el dinero en lugar de acudir al banco. O simplemente con tanto impuesto la sociedad tiene un pico muy bajo de tesorería y no me queda otra que poner dinero.

Son variadas las situaciones que se dan en la sociedad en la que el socio (o socios) se ven obligados a aportar dinero a la sociedad. Cuando esto ocurre comienzan las dudas, dado que hay múltiples posibilidades de realizar esta aportación de liquidez a la empresa. Las principales podríamos decir que son las siguientes:

  • Ampliación de capital. Quizás sea la opción más cara (aunque no hay impuestos, sí que hay gastos de notaría y registro ya que hay que elevar a público), pero favorece en gran medida la foto de la sociedad, a la vez que permite que se le reconozca al socio la aportación de cara a Hacienda (últimamente nos hemos encontrado con jurisprudencia en la que Hacienda, al no haber escritura no reconoce la aportación del socio en caso de cierre, liquidación  o incluso venta de la sociedad). Se encuentra principalmente recomendad en el caso de que lo que queramos resolver sea la situación de causa de disolución. Por supuesto existe la posibilidad de ampliar capital con cargo a alguna deuda que tenga uno de los socios en la sociedad.

 

  • Aportación de socios a Fondos Propios. No es la ampliación de capital la única vía. Mediante Junta de Socios se puede aportar dinero a Fondos Propios, sin necesidad de ser a capital, y por tanto, sin elevar a público ni necesidad de escritura. Con la celebración de la Junta y el correspondiente asiento contable quedaría resuelto. Es la más barata y rápida, y tiene toda la validez que se desea de cara a corregir el Patrimonio Neto de la sociedad. De cara a Hacienda y la consideración de la renta del socio, al no estar elevado a público, puede no ser admitida. Hay que tener cuidado a la hora de su realización, ya que esta aportación, aunque no sea a capital, debería respetar los porcentajes de participación de cada uno de los socios (sobre todo si no queremos que Hacienda considere que se ha favorecido a alguno de los socios).

 

  • Préstamo. Otra opción igualmente recomendable si quizás lo que se busca es simplemente acometer un proyecto concreto. Es necesario que se establezca un contrato de préstamo con unas condiciones de tipos de interés, etc… acorde a mercado (por aquello de las operaciones vinculadas).

 

Ninguna es mejor que otra, sino que simplemente depende de las circunstancias particulares y concretas en la que nos movamos. Así que antes de dar el paso te aconsejamos que estudies tu situación. Ya sabes que somos de la opinión de que la medicina preventiva es la mejor cura.

 

Salvador Moreno Blanca


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.