Si tu empresa está creciendo…¡¡Te interesa tener una holding!!

martes, 10 de marzo, 2020


¡Hola! 🙂

 

Voy a hablar de un tema que, en general, se conoce poco. Y eso que es de primero de planificación fiscal y empresarial, porque quizás sea de las medidas que más toca directamente el bolsillo del empresario. ¿Por qué? Eso es lo que voy a intentar contaros en este post.

 

Son muchos casos los que nos encontramos así: uno o varios socios que, por diferentes motivos, son dueños de varias sociedades. La estructura societaria habitual (que no la más eficiente…), en estos casos, sigue el siguiente esquema.

 

 

 

Lo que ocurre es que, cuando las empresas empiezan a crecer, este tipo de estructuras pueden ser ineficientes y aumentar innecesariamente la tributación de los socios personas físicas. Por ejemplo, a la hora de reinvertir beneficios, en algunas obligaciones fiscales o en el caso de vender alguna sociedad. Por este motivo, en estos casos los mejor es que optes por crear una Holding.

 

¿Esto de hacer una holding en qué consiste?

 

El concepto es sencillo, se trata de que el socio/socios constituye/n una sociedad aportando las participaciones que tiene en las sociedades donde participan (pongamos, por ejemplo, el caso de un socio con 3 sociedades).

De esta forma, el socio tendría el 100% de la sociedad holding y ésta tendría el 100% de cada una de las tres sociedades que antes estaban en poder del socio, como persona física. La nueva estructura societaria, de forma gráfica, quedaría así:

 

 

 

Vamos al grano. Algunas de las ventajas de tener una holding son las siguientes:

 

Invertir los beneficios de una sociedad en otra que lo necesite

 

Es habitual que haya una sociedad que genere más beneficio que otra y que surja la necesidad de invertir esos fondos en otra que lo necesite.

 

Cuando no hay una holding… Existen 2 maneras de hacerlo:

  1. Puede realizarse un préstamo entre ambas sociedades. Pero ello obligará a la sociedad prestamista a declarar un ingreso por intereses, lo que supone un mayor coste fiscal.
  2. Otra opción es que los socios perciban un dividendo (con el consiguiente coste fiscal en su IRPF) para, después, aportar estos fondos a la sociedad que los necesita. ¡Pero una parte de los fondos se los habrá quedado Hacienda por el camino!

 

Cuando SÍ hay una holding… La sociedad «holding» puede recibir los beneficios de una de las sociedades como dividendos, sin ningún coste fiscal, y reinvertirlos en otra de las filiales. Básicamente te permite mover dinero entre sociedades con coste nulo.

 

 

Cargas fiscales

 

Cuando no hay una holding… Esta estructura genera ineficiencias o cargas de trabajo adicionales en el Impuesto sobre Sociedades. Por ejemplo:

  1. Si unas empresas obtienen beneficios y otras tienen pérdidas, la estructura indicada no permite que dichas cuantías se compensen entre sí (las sociedades con beneficios deben tributar por todo su importe, mientras que las sociedades con pérdidas deben esperar a obtener beneficios en el futuro para compensarlas).
  2. Las operaciones realizadas entre las empresas del grupo quedarán sometidas a las obligaciones de documentación previstas en la ley para las operaciones vinculadas

 

Cuando SÍ hay una holding… El grupo de sociedades podrá acogerse al régimen de consolidación fiscal. Este es un régimen especial al que se pueden acoger este tipo de estructuras societarias. Gracias a ello, las empresas del grupo disfrutarán, entre otros, de los siguientes incentivos:

  1. Podrán compensar entre sí las bases imponibles positivas de unas sociedades con las bases negativas de las otras.
  2. No se verán obligadas a documentar las operaciones vinculadas realizadas entre ellas.
  3. No habrá obligación de retener en operaciones entre las empresas que forman el grupo.

 

 

Venta de una de las sociedades

 

Cuando no hay una holding… Al ser una persona física la titular de las participaciones, el hecho de participar directamente en ellas como persona física supondrá un importante coste fiscal en el IRPF.

 

Cuando SÍ hay una holding… Como el socio es una sociedad, no existe coste fiscal.

 

 

En fin, desde nuestro punto de vista, el tener una holding cuando cumples con las condiciones para hacerla es todo ventajas. Lo puedes poner en funcionamiento en cualquier momento, y sin generar costes fiscales adicionales, mediante un canje de valores. ¿A qué esperas?

 

No estas solo. Crecemos contigo.

 

Javier Rueda Encinas


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.