NO ESTÁS SOLO

Si hay algo que define a una empresa tecnológica o científica (bien sea ebt, startup, tic,…) es el peso que tiene el conocimiento en todos los ámbitos de la misma. El dominio o uso de la tecnología puede ser el elemento básico de la estrategia, pero es a través del conocimiento cómo se alcanza esa tecnología.

Pues esa importancia del conocimiento es importante trasladarlo a todos los ámbitos de la empresa. Y tanto la contabilidad, como los impuestos, no pueden ser menos. Os lo contamos con un ejemplo.

Bruno, Diana, Raúl y Carlos llevan varios años trabajando en una idea que, en un principio, lo consideraron un mero proyecto de laboratorio. Pero a fecha de hoy, todas las distintas instituciones y empresas por las que ha pasado su proyecto, han quedados encantados con la idea.

Sin embargo, se plantean si del interés al negocio hay camino. O si realmente tras este proyecto puede llegar a existir una forma de vida.

Cada uno de ellos viene de una especialidad distinta, aunque ninguno ha tocado nunca el tema económico ni empresarial. Pero ante esta carretera que se les abre, no les gustaría dejar pasar la oportunidad.

Bruno tiene un conocido, que por su trabajo ha tenido mucho trato con ebts, y le ha comentado que conoce a unos consultores que tienen mucha experiencia en este tipo de empresas, ya que llevan años instalados en el Parque Científico de la Universidad Autónoma de Madrid.

Los cuatro deciden coger su idea y exponerla ante estos consultores. Tras contarles su historia, les proponen no solo apoyarles en hacer un estudio económico y viabilidad de su proyecto, si no plasmarlo ante distintas entidades e inversores, que pueden hacer relanzar su idea.

“Les proponen no solo apoyarles en hacer un estudio económico y viabilidad de su proyecto, si no plasmarlo ante distintas entidades e inversores, que pueden hacer relanzar su idea”

Tras unos meses de trabajo, ven que, como ellos suponían, su proyecto parece tener viabilidad económica. Tal y como les han asesorado , deciden constituirse en sociedad, con unos estatutos y un pacto de socios que les ayude y les blinde (a partes iguales) ante la posible entrada de inversores futuros.

Unos años más tarde y con varias subvenciones y préstamos del CDTI en el cuerpo, llegan unos inversores interesados en la idea. Por supuesto, estos inversores además de preguntar sobre la idea y el desarrollo del proyecto, preguntan por la parte económica y contable. Ahí los cuatro se limitan a mirar a los profesionales que les han ayudado desde el principio, los consultores que se han preocupado por ellos en esas áreas.

Gracias a que tanto la contabilidad, como los impuestos, así como la propia estructura de la empresa se centran en expresar el conocimiento en forma de activo intangible, los inversores han podido valorar en números la inversión que los cuatro han hecho durante todo este tiempo. Dado que ya estaba prevista la entrada de inversores en los documentos de constitución (estatutos y pacto parasocial), la entrada del dinero del inversor no se hace esperar, y la idea de los cuatro termina siendo un éxito empresarial, y ni solo un hito científico.

Este es solo un ejemplo, créenos cuando te decimos que podemos ayudarte. El mundo de la empresa es demasiado complejo para hacer el camino solo.

“Créenos cuando te decimos que podemos ayudarte. El mundo de la empresa es demasiado complejo para hacer el camino solo”

Consulta nuestras secciones: