Por vosotros, Empresarios. 2 preguntas a resolver antes de hacer una inversión.

martes, 5 de febrero, 2019


Hola de nuevo!

 

En este post te planteo una cuestión que muchas veces surge en nuestras reuniones con empresarios. “Voy a hacer una inversión en inmovilizado productivo (maquinaria o vehículos, por ejemplo)… ¿Por dónde empiezo?”

 

 

Te propongo algo. ¿Te parecería buena idea diseñar una especie de guía donde puedas encontrar los pasos a seguir cuando te encuentres en esa situación? Yo creo que puede ser útil, pero debe ser una guía dinámica. Esto quiere decir que me tenéis que ayudar.

Una forma de hacerlo podría ser esta: yo voy a empezar exponiendo 2 dudas que suelen plantearse en estas situaciones y tú, en los comentarios, nos dices qué otras dudas tienes para escribir más posts relacionados con este, ¿te parece?

Al final podríamos construir una guía recopilando todos los posts y comentarios publicados relacionados con este tema    

 

Pues vamos allá, empiezo con mi parte.

 

Pregunta 1: ¿Puedo beneficiarme de algún tipo de ayuda para financiar la inversión?

 

A nadie le amarga un dulce, no? Si puedes recibir dinero público como incentivo para llevar a cabo nuestra inversión…oye…no le vas a decir que no.

 

 

Hace pocos días, en una charla sobre emprendedores a la que asistía en Marbella, alguien hizo el comentario de que no se conocen las ayudas que hay vigentes, y reclamaba que los organismos públicos hicieran un esfuerzo para que esta información llegara a la pequeña empresa.

Bueno, la verdad es que no le faltaba razón, pero nosotros somos muy fans de la frase que dijo un día John F. Kennedy: “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por tu país”. O lo mismo, pero a pequeña escala, es lo que me decía mi padre cuando yo le iba con alguna historia: ”Búscate tú la vida, macho”.

Lo que quiero decir es que no hay que quedarse esperando a que nos llegue la información. Es verdad que intentar buscarla uno mismo, sin saber muy bien donde ni como, es más difícil que encontrar un abuelo pelirrojo (como dice el humorista Luis Lara, jajaja).

 

En este punto entramos nosotros y este post, que espero que te sea de ayuda. Es cierto es que hay diferentes webs de entidades públicas donde se pueden consultar distintos tipos de ayuda, tanto estatales como autonómicas. Pero hay una guía, que es la que nosotros consultamos cuando conocemos alguna empresa (sea cliente o no) que va a realizar una inversión, que separa las ayudas por sectores y comunidades autónomas (incluso incluye ayudas de ayuntamientos!!).

¿Quieres saber dónde encontrarla? Pues te paso el enlace para que lo guardes como oro en paño, jeje:

 

http://www.ipyme.org/es-ES/GuiasDinamicas/Paginas/Guiasdinamicas.aspx

 

Es muy intuitiva, seguro que sabes utilizarla, pero si tienes alguna duda pon un comentario al final del post e intentamos ayudarte.

 

Ojo! Ten en cuenta lo siguiente.

Si encuentras una ayuda para tu proyecto, el siguiente paso es LEER DETENIDAMENTE el procedimiento para la concesión de la ayuda.

Yo te recomiendo, incluso, ponerte en contacto con la entidad que emite la ayuda para aclarar todas las dudas y tener así una persona de la otra parte que, además, se implique contigo en la tramitación y resolución de problemas que puedan surgir.

Como esta ayuda puede ser posterior a la realización del proyecto, y además, suele estar condicionada a una serie de requisitos que se comprueban posteriormente, vas a tener que iniciar tu aventura sin contar con ella, en principio.

Es importante que no vincules tu decisión de hacer la inversión a la obtención de la ayuda, porque podrían denegártela o tener que devolverla por no cumplir algún requisito posteriormente a llevarla a cabo.

 

Pregunta 2: ¿Pido financiación o invierto mi dinero?

 

Una vez tienes claro que te interesaría hacer la inversión, puedes encontrarte en una de estas dos situaciones:

– No tengo dinero. Necesito 100% de financiación ajena: no hay nada que aclarar aquí. El siguiente paso sería buscar la mejor opción de financiación.

– Tengo dinero, pero… ¿Me interesa utilizarlo o es preferible pedir financiación?

 

Vamos a analizar el segundo caso.

Elegir entre usar fondos propios o endeudarte afecta directamente a la rentabilidad que como socio, obtienes de tu empresa. Imagino que querrás que sea lo más alta posible, no?

Cualquier manual de análisis económico-financiero de empresas que tengas a mano seguro que habla del apalancamiento financiero. Seguro que te suena pero no lo tienes muy claro.

De forma resumida, este concepto surge del análisis de la rentabilidad financiera y económica de la empresa. A la conclusión que se llega tras su estudio, es que cuando la rentabilidad económica de la empresa es mayor que el coste de la deuda, el apalancamiento financiero es positivo y por tanto puede ser interesante endeudarse porque mejora la rentabilidad financiera (es la que mide lo que sacas de tu empresa por cada euro que inviertes).

Por tanto, según la teoría económica lo que tenemos que hacer es comparar la rentabilidad económica y coste de la deuda.

 

Te ayudo a calcular estos dos datos

 

El coste de la deuda, de forma aproximada, será el tipo de interés que te ofrece la entidad financiera que te propone la financiación. Si aún no tienes ninguna propuesta, se pueden consultar los tipos de interés del mercado a través del enlace que te paso a continuación:

 

https://clientebancario.bde.es/pcb/es/menu-horizontal/productosservici/relacionados/tiposinteres/guia-textual/tiposinteresprac/Tabla_de_tipos__a0b053c69a40f51.html

 

La rentabilidad económica la podemos sacar a través de la contabilidad de la empresa, mediante esta fórmula:

 

Rentabilidad Económica = Beneficio de explotación / Total activo

 

Este ratio será fiable siempre y cuando la contabilidad refleje la realidad del negocio (cosa que siempre defendemos, para que pueda ser usada como herramienta de gestión y decisión del empresario).

 

 

Bien, pues ponte las gafas y coge la tiza, como Homer…

 

 

Haciendo estas cuentas, te podrás encontrar en una de estos dos casos:

 

  1. Rentabilidad económica < coste de la deuda.

 

Decisión a tomar: económicamente está claro que no te interesa endeudarte. Te conviene, por tanto, utilizar fondos propios en la medida que te sea posible. A mayor endeudamiento utilizado mayor descenso de la rentabilidad financiera.

 

  1. Rentabilidad económica > coste de la deuda.

 

Decisión a tomar: de momento ninguna, pero esta es la primera condición que necesitas cumplir para pensar que, aun teniendo dinero, te puede beneficiar endeudarte.

Si estas en esta situación, el segundo paso sería valorar si tu empresa puede hacer frente al pago de la deuda que solicites.

Para ayudarte con esto, si no lo tienes claro, te puede ser de mucha utilidad elaborar un estado de flujos de tesorería mensual. Esto no tienes por qué hacerlo tú, pídele ayuda a tu asesoría. De todos modos se trata de establecer, por meses, los cobros y los pagos que vas a tener que hacer frente según tus previsiones.

Al final te quedará un saldo en caja, que será el que tienes que usar para pagar las cuotas del nuevo préstamo.

 

Si el saldo en caja mensual es mayor que la cuota, podrás pagar el nuevo préstamo.

 

Conclusión

 

Resumiendo, lo que hago en este post es lo siguiente:

  1. Recordarte que es muy importante tener claro si hay alguna ayuda de la que te puedas beneficiar para tu inversión y te doy la herramienta con la que puedes buscarla.
  2. Intento ayudarte a saber en qué casos te perjudica económicamente buscar endeudamiento en lugar de usar tus fondos propios. Esto mejorará tu rentabilidad financiera.

 

Venga! Ahora te toca a ti. ¿Cuáles son tus dudas antes de hacer una inversión para tu empresa?

 

Crecemos contigo!

 

Javier Rueda Encinas


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.