“¡Hijo, nosotros te prestamos el dinero!” Tres pasos para no tener problemas fiscales

martes, 18 de diciembre, 2018


Tienes 25 años, tienes la formación y tienes la idea, pero cuando quieres emprender, siempre viene a tu cabeza el mismo problema…¡El dinero!

       

Vas al banco a pedir un préstamo, pero lo único que consigues es un abrazo.

Si lo hablas con tus amigos es posible que te inviten a una cerveza, pero poco más porque están tan pobres como tú.

¿Solución? Pedir ayuda a las únicas personas que creen en ti: ¡¡Tus padres!!

 

Antes de acabar de contarles tu proyecto ya tienes una respuesta: “¡Hijo, nosotros te prestamos el dinero!”. Pero en ese mismo instante, llaman a la puerta…(música de terror de fondo tipo “Tiburón”, tumtum…tumtum..tumtumtumtum) Noooooooo!!!! Haciendaaaaa!!!!

El caso es común y con la Agencia Tributaria vienen la mayor parte de las dudas, ¿cómo formalizamos la operación para que Hacienda no nos deje un regalo por Navidad?

Pues te contamos. Tienes que saber que el préstamo entre familiares tributa en el Impuesto de Transmisiones  Patrimoniales (ITP), pero como una operación exenta. Esto quiere decir, que no habría que abonar ningún tipo de impuesto por esta operación. Pero cuidado, si la transferencia de dinero no se hace de forma adecuada, la Agencia Tributaria podría interpretar que hay una donación encubierta que sí tributaría por el impuesto de sucesiones y donaciones.

 

Para simplificarlo, os explicamos en 3 pasos muy sencillos lo que habría que hacer para no tener problemas:

  1. Lo primero sería firmar un documento de préstamo en el que se detallen las condiciones: diga si el préstamo lleva o no lleva interés, los plazos de devolución, etc… (¡Ojo!: Se puede pactar un tipo de interés del 0%, no es necesario que sea el mismo que aplica el banco a una operación similar)
  2. A continuación, presentar dicho documento ante la Oficina Liquidadora del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) del lugar donde resida el prestatario (el que recibe el dinero), liquidando el impuesto a través del modelo 600 y considerándolo como exento.
  3. Una vez cumplido el período del contrato, es necesario recopilar una copia de los justificantes bancarios de los pagos realizados, firmar un documento en el que el prestamista acredite haber recuperado el préstamo íntegro y presentar dicha información en la oficina liquidadora a través de un modelo 600.

Atención! Tened en cuenta que hay que cumplir los plazos de devolución de dicho préstamo según las condiciones pactadas en el mismo, ya que la Agencia Tributaria vigilará cualquier incumplimiento contractual para hacerte tributar por el impuesto de donaciones.

 

Conclusión:

Si necesitáis dinero de vuestros padres para iniciar vuestra aventura empresarial o queréis prestar dinero a vuestros hijos porque creéis en su proyecto, no tenéis porque pagar ningún impuesto, siempre y cuando cumpláis con estos 3 pasos que os hemos contado.

 

¡Upss! Casi se me olvida! Si no tenéis claro cómo hacer el contrato de préstamo, ¿qué os parece si os lo mandamos nosotros? Déjanos  tu nombre y tu email y os pasamos un modelo por correo electrónico.

 

 

Crecemos contigo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.